Archivo de la categoría: ser creativo

Calendario de adviento

No somos creyentes. En casa no somos creyentes. Y a nuestra hija desde pequeñita le hemos contado que los regalos se los hacemos las personas que la queremos y porque la queremos. Guarda el secreto con un celo impresionante: hasta con adultos me suele preguntar ¿y lo sabe, puedo hablar de que lo sé? Sabe que no debe estropear las tradiciones de otras familias. Y tiene una ilusión en estas fiestas tremenda: porque nos reunimos toda la familia, porque ve a todos sus primos, porque le hacen regalos quienes la quieren… Y porque tiene ocho años. Le gustan los regalos, la música, el alboroto, la decoración, las luces, la sensación de magia, los cuentos y las historias que rodean toda la celebración. Sus ojos brillan con cada tradición y con cada detalle. No somos creyentes. Pero nos regalaron hace años un calendario de adviento de tela. Es un árbol de tela y de unas arandelas, a modo de adornos navideños, cuelgan saquitos, uno por día (vienen numerados). Dentro metes la sorpresa que deseas dar. Este año cuando la niña está conmigo, los regalos son para ella. Y cuando estoy sola, ella ha elaborado los míos. Mirad qué regalos me pone en los saquitos de esta semana y decidme: me la como, ¿verdad? Si es que adoro a esta niña ¿cómo no hacerlo?

  • Hoy te vas ha (sic) tomar un capuchino gigante en tu cafetería favorita
  • Vale por un día mami e hija ¡¡¡De relax!!!
  • Vale por un adelanto
  • Vale por una tarde de cuentos y fotos
  • Vale por un día poético
  • Hoy tienes el día libre. ¡Haz lo que quieras!

 

Microcuentos en la tetería

Cierre de la sesión de cuentos del 26 de Junio de 2014 en la Tetería de Rivas Vaciamadrid. A cargo de las alumnas del Taller de Cuentacuentos de la Universidad Popular de Rivas. Participan (por orden de intervención): Aurora Maroto, Ana Palancar, Pilar Cuevas, Lola Candela, Sara Navarro y Pilar Escamilla.

En concreto, mi cuento pertenece a Benedetti.

Las gafas de Don Ernesto

Sigo aprendiendo a contar cuentos como mejor se hace: practicando y disfrutando de quienes de verdad saben hacerlo. Así conté yo este cuento en nuestra última contada del curso. La historia es mía, originariamente. Defectos: la llevaba preparada con alguna palabrota porque fue una contada anunciada para adultos y en horario de noche, pero asistieron algunos niños, y las palabrotas no supe cómo encajarlas. Para seguir trabajando, digo yo. Espero que, por lo demás, os guste esta pequeña muestra de esta aprendiz de cuentacuentos que os escribe.

La princesa de los mil vestidos

Os presento el cuento que conté en la sesión de Cuentacuentos del viernes 6 de Junio que anuncié el otro día:

Adaptación libre del cuento “La princesa vestida con una bolsa de papel” de Robert N. Munsch y Michael Martchenko. Sesión de cuentacuentos en la Biblioteca Federico García Lorca de Rivas Vaciamadrid. 06-06-2014
Estreno como contadora de Pilar Escamilla ante público infantil.

Juegos fotográficos

Siguiendo unas ideas que leí en la revista Kireii del atelier de Jackie Rueda he empezado a jugar con mi modesta cámara de fotos (y a veces con el móvil) y me voy proponiendo retos cada dos semanas para fotografiar.

El primer reto que me propuse fotografiar fueron mis PIES. Y me costó, no me gustan demasiado, la verdad.

El siguiente reto que me propuse fue jugar con el AMARILLO. El resultado no es mi favorito, pero bueno, aún estoy aprendiendo a explorar.

La última propuesta es DESAYUNOS. Y aquí sí, será por golosa, estoy disfrutando.

Espero que os gusten mis pequeños experimentos. Reconozco que son mejorables, pero sólo son juegos para explorar las imágenes y mi percepción del mundo.

MARTÍN

Tanto pensaba Martín en ese camino que no va a ninguna parte que un buen día decidió recorrerlo para comprobar, por sí mismo, de qué estaba hecha la ninguna parte.

Ese día Martín se despertó temprano, sabía que el día podía ser duro y quería empezar con la fresca, no fuera a ocurrir que esa ninguna parte estuviese lejos y le pillara aún de camino. Empezó el día igual que todos los demás días. Se levantó, se fue al lavabo, se aseó y se vistió. Primero la ropa interior, luego la camisa y por último el pantalón y su cinto. Se puso los zapatos despacio, primero el derecho y luego el izquierdo. Dejando para el final el perfecto lazo que cierra y adorna cada uno de ellos. Una vez vestido preparó una mochila con algunos víveres, una navaja multifunción, agua y un sombrero para el sol. Era verano y no quería que el sol le dañase la conciencia. Quería tener las ideas claras para poder ver la ninguna parte que buscaba. Sigue leyendo

Los monstruos tienen miedo de las mamás

Sí, amigos míos, puede que no os lo creáis, pero no hay nada más miedica que un monstruo enfrente de una mamá. Porque los monstruos saben que las mamás sacan a relucir todo su ingenio cuando uno de sus polluelos tiene pesadillas o simplemente tiene miedo a los monstruos. Y si no, que se lo digan a mi pequeña hija. Le quedan un par de meses para cumplir cinco años, y de vez en cuando nos dice llorando el miedo que tiene a los monstruos que habitan su cuarto. Buscando inspiración en la red, que no todo es original mío, encontré el “Spray Anti Monstruos”. Y lo hemos hecho realidad. Le hemos metido dentro un poco de la colonia de mamá diluida en agua y así cuando crea ver o sentir algún ser extraño, sólo ha de sacar su Spray y lanzar unos pocos rayos del perfume de mamá. Como los monstruos sienten pánico ante las mamás, sólo con oler su perfume salen corriendo y ya no hay ningún monstruo que asuste a nuestra pequeña. Por ahora funciona, y deja en su cuarto un suave y agradable olor a vainilla, mi perfume. Sigue leyendo